El arte sonido del Gong

Home » Salud » El arte sonido del Gong

El instrumento por excelencia de un yogui es el Gong. Es un instrumento musical que se usa tanto en las sesiones de meditación como en las de kundalini yoga. En realidad no fue introducido en Occidente como tal hasta bien entrado el siglo XX gracias a Yogi Bhajan, que pidió que en cada centro de yoga, en cada ashram hubiera un Gong y se tocase con regularidad. Él mismo aseguraba que el Gong podría reparar los trastornos del sistema nervioso producidos por las drogas, y que además ayudaba a la meditación gracias a los grandes poderes que tenía para ayudar a concentrarse.

El sonido del Gong es un sonido muy profundo debido a las vibraciones que produce que depende de la afinación que se le da a cada Gong. En ello influye el material utilizado en su fabricación. El Gong suele ser de bronce (80% cobre y 20% estaño) aunque a veces se le añade plata que hace que su sonido sea más claro. Es uno de los instrumentos más antiguos del Sudeste Asiático, aparece en Birmania, China, y aunque su origen es desconocido se cree que surge ya desde la Edad del Bronce, pero se tienen datos más precisos del siglo VI en China donde se utilizaban en ritos funerarios, durante las batallas o incluso para intimidar a los prisioneros; se cuenta que se les metía en agujeros excavados en la tierra donde no veían el lugar donde estaban y les hacían escuchar durante interminables días el temible sonido de los Gong a un volumen ensordecedor…

Existen dos tipos de Gong; los que tienen  una protuberancia central como los vietnamitas, balineses o birmanos que tienen una nota más estable y apagada y los tipo Tam-tam como se denominan en china, de pared plana y redondeado en la circunferencia externa que son los que se utilizan en los centros de Yoga y meditación occidentales. Fue Yogi Bahjan quien incorporó este instrumento como elemento terapéutico al inventar los Gong planetarios, ya que energéticamente es una herramienta que se puede utilizar para la sanación del sistema nervioso a través de las mezclas alquímicas que crean las vibraciones producidas por el sonido del Gong capaces de abrir la conexión del Ser Interno y desarrollarlo, según palabras del propio Yogi Bahjan., practicante de kundalini yoga.

Existen hoy en día, Gong que reproducen las vibraciones y los sonidos planetarios de los astros como la Tierra, el Sol, la Luna, los cinco elementos, Urano, Neptuno, Venus, Júpiter, Saturno, Plutón, Mercurio y Marte; y cada Gong está afinado a la frecuencia de la órbita que emite el planeta al girar alrededor del Sol.  Como planetas tienen influencias sobre nosotros así como el Sol y la Luna, a través de los sonidos planetarios trabajamos con esas frecuencias astrales y con las energías emitidas por esas frecuencias que interactúan con las energías que nosotros emitimos. Según nos explica Vikrampal Singh “El Gong abre un espacio sagrado, te lleva a un estado ampliado de conciencia y en ese estado puedes conectar con tu ser. A partir de ahí puedes propiciar tu propia sanación”.

En los baños de Gong trabajamos los tres niveles físico, mental y emocional, cuando llegamos a ese estado de conciencia tan profundo, puedes controlar tu cuerpo y tu mente.

La manera en la que conseguimos llegar a ese profundo estado de meditación es gracias al sonido que es capaz de emitir el Gong. Este tipo de sonido se llama ondas binaurales, capaz de ser percibido por el cerebro en un proceso de resonancia cerebral que resulta de estimular cada oído con una frecuencia ligeramente diferente entre sí. Cada oído recibe una frecuencia distinta que se unen para crear una tercera, que será la diferencia entre las dos primeras y la que el subconsciente percibe.

La ciencia detrás de nuestros talleres de baños de sonido se explica porque el cerebro está formado por miles de millones de células cerebrales llamadas neuronas, que se comunican entre sí, mediante señales eléctricas. Todas estas neuronas envían señales produciendo grandes cantidades de actividad eléctrica llamadas patrones de onda cerebral. Es así como relacionamos la sincronización de las ondas cerebrales con el funcionamiento cognitivo, rendimiento profesional, relaciones personales,  etc. Sabemos que una frecuencia de 11,5 y 14,5 hercios es muy beneficiosa para potenciar la inteligencia y eficiencia mental, así creamos un pulso binaural para el oído derecho de 492 hercios y un pulso de 555 hercios para el izquierdo. Si unimos los dos pulsos nos dará una diferencia de 13 hercios constantes que es la que percibirá nuestro subconsciente. Este pulso no será un sonido como tal, sino una onda binaural que percibirá nuestro cerebro al restar las dos frecuencias que cada uno de nuestros oídos percibe por su lado, y que nos permitirá llegar a ciertos estados espirituales, ya que es la frecuencia en la que la mente subconsciente trabaja.

También podemos trabajar a través de los baños de sonido en las patologías de otras partes de nuestro organismo. Al igual que todo el Universo está en vibración y en movimiento, toda persona, su cuerpo y las células que forman su cuerpo vibran a una frecuencia determinada. Por tanto cada órgano está formado por esas células; y  vibra con su propia frecuencia. Sabemos que el cuerpo humano está formado por gran cantidad de agua que funciona como conductora de las ondas sonoras, y son la base del efecto que el sonido y su vibración tiene sobre nuestro cuerpo. Igual que vemos las ondas que se producen en el agua dentro de un vaso, se producen dentro de nuestro cuerpo, así llega el efecto del baño de sonido a todos los rincones de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Para saber más, puedes consultar las frecuencias a las que vibran nuestros órganos en nuestra web www.hathadojo.es

– Monica Montero –

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dirección:

Calle Mar del Norte, 4

(esq. c/ Puerto de Algeciras)

28822 Coslada (Madrid)

(Barrio del Puerto)

Tlfo.: 91 231 38 58

hathadojo